2 piedras – Microrelato

Allí, delante del cuerpo sin vida de Ramón,  nos encontrábamos, el uno frente al otro, Cesar y yo. Mirándonos a los ojos y, prácticamente, leyendo en la mirada del otro sus pensamientos.

En ese mismo instante lo entendí, y supe lo que debía hacer. Me lance sobre él colocando mis manos en su cuello tan rápido que ni le dio tiempo a defenderse, y cayó hacía atrás golpeándose la en cabeza con la mesa. Lo coloqué junto a Ramón y me quede observándolos, allí, inertes y con la misma vida que mostraría una piedra.

Ahora tenía que buscar al asesino de mis dos amigos.


Nos seguiremos leyendo.

Anuncios
2 piedras – Microrelato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s